l Pleno de la Asamblea Nacional se encuentra sesionando sobre la situación que vivió Ecuador durante 12 días, durante las protestas contra las medidas económicas. Varios legisladores criticaron que el presidente del Legislativo, César Litardo, no haya convocado a sesión, así como condenaron, de manera enfática, la “brutal represión” de la Policía Nacional y la criminalización de la protesta social.

El asambleísta Fernando Burbano expresó que la Asamblea tiene el deber de garantizar y respaldar la vigencia del régimen democrático y constitucional.

La asambleísta Kharla Chavez también criticó que el primer Poder del Estado “no debió abstraerse e ignorar la realidad del pueblo que demandaba un verdadero control político y fiscalizador hacia las medidas económicas y hacia los excesos y arbitrariedades de quienes debían garantizar la seguridad de los ciudadanos”.

Cuestionó que la Asamblea “no tuvo la posibilidad de darle respuesta al país en los momentos más críticos. Ahora los hacemos tardíamente”.

Encarnación Duchi, por su parte, rechazó las decisiones del Presidente Lenín Moreno por criminalizar la protesta social con el Decreto de estado de excepción y el toque de queda.

Expuso que el Gobierno argumenta que se quita los subsidios porque los beneficiarios eran los contrabandistas. “En las manifestaciones hubo miles de policías y militares, dónde están esos efectivos y por qué no están cuidado que no se dé el contrabando”, dijo.

Además, hizo un llamado para que investigue y sancione a responsables de la muerte, tortura y encarcelamiento de luchadores.

“Escucho bonitos discursos a favor de pueblos indígenas, a favor del agro, pero al momento de aprobar leyes es donde debemos garantizar estos derechos”, precisó.

Marcela Aguiñaga criticó que el Gobierno “minimizó la protesta social”. Primero fueron los carchenses, recordó; luego, dijo, fueron los transportistas, vinieron los indígenas y organizaciones sociales y “le pareció (al Presidente) que era muy poco”. Criticó que “todo termina concluyendo siempre que el responsable es el fantasma que todos tienen: Rafael Correa”.

También rechazó la violencia y el anarquismo que se vivió en estos días. Además, criticó la postura de César Litardo en este momento. “Leo textual su postura: “Prefiero ser recordado como un presidente cauteloso, antes que irresponsable y golpista”. Se equivoca. Quedará como un presidente tibio, un presidente sin convicción e incapaz de poder representar a este poder”, dijo Aguiñaga.

El asambleísta Henry Cucalón también señaló que el Pleno Legislativo debió haber tenido sesiones ordinarias o extraordinarias el día que se anunció las medidas económicas y se decretó el estado de excepción. “No lo hicimos y ahora la sociedad nos condena. Reconozcamos el error”, aclaró.

Es evidente que el Gobierno falló rotundamente, dijo Cucalón, al precisar que no midió las consecuencias.

Fuente: Asamblea Nacional