La llegada de bandas venezolanas de criminales, como el “Tren de Aragua” y “Los Gatilleros de la Guaira”, a territorio peruano está causando terror a toda la población con su modus operandi, marcado por un estilo más violento, cruel y despiadado que el de las organizaciones delincuenciales nacionales.

Según el dominical Panorama, las cifras se han duplicado en cuanto a criminalidad respecto a años anteriores. Además, dicho medio sostiene que más de 20 bandas de Venezuela han ingresado al país.

En los último tres años -del 2016 al 25 de mayo del 2019- se han presentado 5767 denuncias contra venezolanos, cifra que representa el 55 % de denuncias contra ciudadanos extranjeros.

El 2017 solo había 37 venezolanos recluidos en penales por robo agravado, pero, hasta el 15 de mayo de este año, ya hay 364 en las cárceles peruanas.

“A diferencia del delincuente peruano que tal vez muestran un ápice de remordimiento de culpa, el delincuente venezolano no tiene esa característica, es sumamente frío y no tiene remordimiento“, manifiesta el Perito Psicólogo Forenese, PNP Carlos Carrión Mendoza.

Por su parte, el periodista venezolano Javier Mayorca indica que “la violencia 2.0 comporta una exposición mayor de los hechos de violencia prácticamente siguiendo el ejemplo establecido con el Estado Islámico y posteriormente con el Cártel de Los Zetas de México”.

Dijo, además, que estos facinerosos perciben que en el Perú hay una “bonanza económica” que ellos pueden aprovechar. “Eso explica por qué algunos de esos criminales se enfocan en el robo de joyerías y en turistas que llevan relojes de lujos”, aseveró.