El bus habría salido cerca de las 07:15 del martes 30 de julio del 2019 con el recorrido desde Píllaro hasta Ambato con alrededor de 41 pasajeros, se dice que el bus intercantonal circulaba como siempre con total normalidad pero al llegar al fin del tramo del sector denominado La Juaquina se habría originado una falla mecánica. «Sólo faltaba unas cuantas curvas nada más para llegar al puente del río Culapachán perteneciente a Píllaro que comenzó a» correr como loco» el bus porque al parecer quedó sin «respiración» en el sistema de frenos, a lo mejor se reventó alguna manguera, comentó un testigo.

Guido Haro un chófer profesional experimentado en la conducción desde hace años es el Salvador de más de 40 pasajeros que fácilmente hubieran perdido la vida si en esas circunstancias el volante estaba en manos de otra persona, manifestó que «Nosotros siempre andamos con Papito Dios para que toda la vida nos cuide, gracias a su bendición logramos hacer bien las cosas y no pasó a mayores» indicó.

«Verá lo que pasó es que hubo una falla mecánica unos 200 metros antes de donde me estrelle, sentí que algo se safo y explotó lo que hice es salvar a los pasajeros y evitar en lo posible que fuéramos para adentro, al barranco, lo único que pude hacer es abrirme en la curva y ponerle el carro recto para detenerlo con la montaña, porque si me cerraba mucho en la curva me viraba y si me pegaba a un costado también nos hubiéramos volcado, se tuvo al carro recto y buscar algo que detenga la marcha en nuestro delante, aquello se logró y casi todos salieron ilesos, tres personas se han golpeado, indicó a los medios de comunicación provincial.

En efecto se conoció que tres serían los afectados de este suceso, los cuales ya habrían sido dados de alta al poco tiempo del accidente, ellos son Narcisa Elizabeth M. 26 años, Lidia Verónica L. 31 años, Wilmer M. 42 años.

Entre los daños está el parabrisas, el trasporte público tambie cuenta con seguros para terceras personas, solo fueron más daños materiales y los heridos, más el susto, sin consideraciones mayores que lamentar, sólo golpes pequeños, usted sabe que con los fierros no se puede prevenir, la suerte y la voluntad de Dios más que todo no pasó a mayores en donde se hubiera lamentado varias muertes, ventajosamente tuvo tiempo para poder maniobrar el volante, porque si no era así no estaríamos aquí para contarlo, la piedra también salvo la vida de todos los pasajeros porque si no estaba esa roca, todos, o casi todos sin dudarlo hecho calavera, (muertos) Indicaron.