Luego de los exámenes pertinentes que debían realizarse al jugador Jefferson Orejuela, se determinó que no existe daño muscular severo en la parte posterior de su muslo izquierdo.

El jugador presentó tan solo un edema muscular, que le permite reintegrarse de manera inmediata a los entrenamientos con el resto de la selección ecuatoriana.