Uno de los argumentos que tiene la Fiscalía para vincular a Daniel Salcedo en la venta de insumos con sobreprecio en el Hospital de Los Ceibos de Guayaquil es el informe de Contraloría que determina costos, incluso mayores al 1000% de los que se encuentran en el mercado.

Un documento fue el que sirvió como punto de partida para descubrir el sobreprecio. Es el acta que el 9 de abril firmó la entonces gerenta del hospital de Los Ceibos del IESS en Guayaquil, Susana Mera León, con la que se adjudicó el contrato para la compra de bolsas para embalaje de cadáveres, guantes, y mascarillas a la compañía Silverti sa por $872 mil. El documento también está firmado por Cristina Goya como responsable de compras públicas y Johanna Vinueza, subdirectora administrativa financiera del hospital.

La Contraloría revisó el documento y así empezó la auditoría de la que se desprendió el informe con responsabilidades penales que ya está en manos de la Fiscalía. Para la entidad de control no fue difícil descubrir el sobreprecio por que cada una de las fundas para cadáveres se pagó a $148,50 cuando en el mercado cuestan $11.32 centavos, es decir se pagó $137,18 más por cada funda. Según la Contraloría, de los $594 mil pagados por las fundas, el sobreprecio fue de $548.720, es decir el 1.311%.

Las demás irregularidades detectadas por la Contraloría tienen relación con los procedimientos legales para la compra. Por ejemplo, el hospital solo llamó a Silverti de propiedad de Daniel Salcedo y no invitó a ningún otro proveedor, tampoco el hospital realizó un estudio de mercado para la compra, es decir, nunca compararon precios y algo que llamó la atención de los auditores es que el hospital ni siquiera estableció las especificaciones técnicas para la compra.

Por ello, la Contraloría determinó responsabilidades penales contra cinco funcionarios del hospital y contra Daniel Salcedo, dueño de la proveedora que ofreció los insumos con sobreprecio.