El Consejo de la Judicatura (CJ) no ha aprobado aún el incremento de sueldos para sus vocales, según lo informó su presidenta, María del Carmen Maldonado, quien aceptó que ese proyecto existe, pero dependerá también del Ministerio de Finanzas.

Son 2 propuestas que maneja la Judicatura: una de reorganización de personal y la otra de revisión salarial.

La reestructuración del personal y de la administración de justicia implicaría la separación de alrededor del 2% de los funcionarios.

La iniciativa debería aplicarse hasta noviembre de 2020 para insertarse en el plan de austeridad que propone el régimen de Lenín Moreno.

El proyecto, en medio de la anunciada austeridad, contempla el aumento de los sueldos de los vocales del CJ. Si se aprueba, su presidenta, quien gana 4.869 dólares pasaría a percibir 5.072 dólares.

Ese sería el mismo sueldo que recibirían los otros 4 vocales de la Judicatura, cuyo salario actualmente es de 4.283 dólares cada uno.

Según María del Carmen Maldonado, “eso no existe puesto que no ha sido tratado en el Pleno del organismo. Es verdad que nuestro sueldo es bastante inferior a jueves nacionales, a conjueces nacionales, a jueces provinciales y ligeramente superior a un agente fiscal”.

El proyecto despierta polémica. Paúl Ocaña, representante de los jueces del país, opina que si los sueldos de los vocales se incrementan, también debe aumentar el de los administradores de justicia.

Entre tanto, el plan de austeridad del CJ entra inmediatamente en aplicación, mientras que el aumento de sueldos dependerá de la aprobación del Ministerio de Finanzas.