Representante de la Federación de los Pueblos Kichwa de la Sierra Norte Chijallta FICI, aseguró que esta decisión es un sentimiento del pueblo.

Otavalo. Por primera vez el desfile cívico del 31 de octubre, no contará con la participación de los uniformados de la fuerza pública del cantón.

Tras los enfrentamientos que se registraron en la paralización nacional que dejó a personas muertas y heridas, la comunidad indígena solicitó a la municipalidad de Otavalo, que el 31 no participen en el desfile militares ni policías.

Marlon Gómez, director de Desarrollo Social del Municipio, explicó que en coordinación con las mismas instituciones que participarán en este evento, se llegó a un acuerdo que en este año no exista la presencia del toque marcial. “Por respeto, sensibilidad a la situación del país, por los fallecidos y detenidos creemos que hay que actuar y en ese sentido, este desfile llamará a la unidad de todos los otavaleños”, dijo Gómez.

Pedido. Manuel Catucuago, presidente de la FICI, comentó que este pedido nace del sentimiento de la población al registrarse “tanta represalias y agresiones hacia la población. Simplemente usábamos nuestras manos vacías y la voz, pero las armas nos reprimían, en ese sentido no deberían estar desfilando las fuerzas que nos han reprimido sino más bien, el pueblo debería desfilar al frente porque ese el sentimiento de la gente”, dijo.

Por su parte, la concejala Paolina Vercoutère mencionó que a pesar de que las actividades regresen a la normalidad, “las heridas siguen abiertas. En el caso nuestro hemos tenido ciudadanos caídos y afectados psicológicamente, creo que en este momento es necesario precautelar la paz y no provocar, en ese sentido pensamos que es una decisión acertada”, añadió.