La justicia ecuatoriana emitió órdenes de captura contra el exasambleísta Abdalá Bucaram Pulley; su esposa, Gabriela Pazmiño Pino; y su hermano, Mishel Bucaram Pulley, presuntamente involucrados en las compras de insumos médicos con sobreprecio realizadas por los hospitales del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), durante la emergencia sanitaria.

Bucaram Pulley y su familia se encuentran actualmente en Estados Unidos.

Desde hace varias semanas los Bucaram están siendo investigados por este caso.

A principios de este mes, los domicilios del ex legislador y de su padre, el expresidente Abdalá Bucaram Ortiz, fueron allanadas.

En la vivienda del exmandatario se encontraron alrededor de 5.000 mascarillas y 2.000 tests de pruebas rápidas para COVID-19.

Su abogado, Fernando Rosero, señaló que «las cajas selladas» con insumos médicos encontradas en el inmueble de su defendido pertenecían al hijo del político y empresario Eduardo Azar Mejía, y que «muchas de ellas» eran entregadas en sectores populares.