El Ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, indicó que se invirtió $101,9 millones en la compra de equipamiento militar durante este año.

Son seis helicópteros bimotores para operaciones de búsqueda y salvamento, ocho aeronaves para entrenamiento básico, armamento de calibre mayor y menor, radares para el sistema de vigilancia, alarma y control del espacio aéreo.

Además, doce lanchas para operaciones en la selva, un simulador de ciberdefensa, un buque multipropósito, un remolcador, dos botes, sistema de mando y control, adquisición de un helicóptero liviano, una aeronave de transporte, equipo de rescate, tres camionetas.

También la recuperación de veinte vehículos tácticos, doce vehículos mecanizados, un avión Beechcraft para la frontera norte y recuperación de tres helicópteros MI y dos aviones CASA.

Jarrín explicó que se integraron el presupuesto del 2018 y del 2019 para obtener mejores condiciones de cumplir con el plan de capacidades estratégicas y realizar la compra de estos equipamientos. Todos los procesos están realizados, en no menos de 45 días, de gobierno a gobierno, todos con licitación internacional.

“No todo está

Advertisement
Visual Composer Website Builder
comprado en efectivo al ciento por ciento, son compras plurianuales… para el próximo año, hacemos una evaluación de las capacidades estratégicas conjuntas. Con lo que hemos adquirido vemos qué se completó, será mínimo lo que quede para el próximo año, para realizar una nueva adquisición”, dijo.

En el apoyo a otras instituciones, los militares colaboraron con la Agencia de Regulación y Control Minero, la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos, la Alcaldía de Quito y otras instituciones.

Las acciones relacionadas con los decretos ejecutivos 883 y 884, las Fuerzas Armadas (FF. AA.) realizaron dos sesiones del Consejo de Seguridad Pública (Cosepe), se conformó el Centro de Crisis y se cambió de sede de Gobierno. Además, aeronaves militares fueron usadas para transporte de policías, alimentos, evacuaciones médicas, armamento y otros. (I)