El Gobierno ratificó que el precio oficial del cilindro de gas para el uso doméstico es de $1,60 y que este valor no incrementará. La aclaración la realiza tras conocerse que desde este año se pedirá a los distribuidores de Gas Licuado de Petróleo (GLP) que usen un sistema de facturación electrónica en sus ventas.

Ante la eventual ejecución de esta transacción, quienes comercializan el GLP reclamaron, este lunes 6 de enero, que al exigirles facturas tendrán que cobrar el 12% del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y cuestionaron quién asumiría este costo, si el cliente o el distribuidor.

Pero el secretario de la Presidencia, Juan Sebastián Roldán, confirmó lo dicho este lunes por la Agencia de Regulación y Control Hidrocarburífero (ARCH), asegurando que el IVA ya está incluido el precio actual del tanque de gas, por lo que su precio no variará.

«Estamos formalizando el sistema de facturación de algunas distribuidoras para que paguen los impuestos que tienen que pagar; sin embargo, el IVA es parte del 1,60 que cuestan los tanques de gas», dijo Roldán a través de un video difundido en el Twitter de la Presidencia.

«Aquellas distribuidoras que especulen con el valor del gas recibirán graves sanciones y hasta el cierre de sus funciones», puntualizó.

Pese a que existe un precio oficial por el cilindro, en distintas partes del país se puede pagar hasta 3,50 dólares por un tanque a domicilio.

– Distintas reacciones –

La noticia de la facturación electrónica generó dintintas reacciones. La exasambleísta Lourdes Tibán afirmó este martes en su cuenta de Twitter que este tipo de transacción «será el detonante para otro octubre en 2020».

«Las distribuidoras de gas siempre han facturado sobre los totales entregados al consumidor final, ahora pretender facturar cada tanque en las comunas, el Gobierno se va meter en un nuevo problema unilateral de focalizar el gas», añadió.

La publicación fue rechazada por la ministra de Gobierno, María Paula Romo, quien utilizó la misma vía para responderle a la exlegisladora.

«No busquemos motivos para un nuevo escenario de caos. Mejores controles en productos subsidiados como el gas, nos permiten luchar contra el contrabando y el abuso de los distribuidores», escribió.