Técnicos de la Dirección de Gestión Ambiental del Gobierno Provincial, realizaron este viernes 13 de marzo una inspección a las plantas de tratamiento de aguas residuales de la parroquia Alluriquín.

En el centro poblado se detectaron que las dos plantas existentes se encuentran obsoletas y no están funcionando, por lo que las descargas son directas al río Toachi. Igual es la situación en el barrio San Miguel, donde las aguas residuales van al río Damas, sin ningún tipo de tratamiento.

La inspección in situ de hoy, permitió levantar información básica y georreferenciar los puntos donde están tanto las plantas como las descargas, para el día lunes realizar el monitoreo de la calidad del agua que está yendo directamente a los afluentes.

Este trabajo estará a cargo de un laboratorio acreditado por el SAE (Sistema de Acreditación Ecuatoriana), cuyos técnicos vendrán desde Quito, cuyos resultados son 100 % reales y confiables.

Este tipo de inspecciones está prevista realizar en las 10 parroquias rurales de la provincia. Hasta el momento se lo ha hecho en Puerto Limón, Valle Hermoso, El Esfuerzo y Alluriquín, donde además, se hace el control de todas las actividades productivas que estén causando algún tipo de afectación a los recursos agua, aire o suelo.