La tasa de morosidad golpea a los colegios particulares de la ciudad, alcanzando en algunos casos al 40 % de su población estudiantil. Eso significa que el otro 60 % de padres que cancela de manera puntual, está cubriendo a quienes no cumplen con la prioridad de dicho pago para la educación de sus hijos.

A pocos días de que concluya el año calendario y a dos meses de la finalización del periodo escolar en el régimen Costa, los directivos de las unidades educativas comienzan a sentir los estragos por la falta de recursos que ha descuadrado su presupuesto. Por eso han adoptado varias estrategias que van desde el recordatorio por escrito o mensajes de texto, hasta la firma de convenios de pago para que los padres se pongan al día con sus obligaciones.
Martha Córdova, presidente de Fedepal.

“Hay padres que dejan de cancelar la pensión amparados en el marco legal, que les permite que aun si no han pagado, su hijo siga recibiendo el servicio educativo. Eso ha dejado a los colegios sin herramientas para poder hacer los cobros”, se queja Guillermo Vásquez, rector de la Academia Naval Altamar, entidad que tiene una cartera vencida de $ 400.000. Allí se educan 1.800 alumnos;de ellos, por lo menos 500 deben hasta tres pensiones.

Para no verse afectado en el pago de los servicios básicos, en la cancelación de sueldos a colaboradores y proveedores, y en el mantenimiento de ciertas áreas de la institución y mejoras e innovación de tecnología, Vásquez cuenta que ha tenido que recurrir a créditos bancarios, pagando tasas altas de intereses. “Lo hacemos para mantener un sistema de calidad y no afectar a los estudiantes, que no tienen la culpa de la irresponsabilidad de sus padres”, manifiesta.

Algo similar sucede en la Unidad Educativa Atenas International School, donde los padres de familia mantienen una deuda de $ 5.500 dólares.

Gloria Montenegro de Argudo, rectora del plantel, señala que la institución mantiene una cartera vencida mensual del 20 %, que se incrementó en octubre pasado, durante el paro que afrontó el país.

“Todos los meses debemos recurrir a créditos bancarios para cancelar los haberes del personal docente y administrativo. Una vez que el padre paga, nosotros inmediatamente cancelamos al banco”, anota.

Los padres deben de tomar conciencia sobre si el estudiante debería continuar en una institución particular o trasladarlo a otra donde no deba pagar cada mes.
Gloria Montenegro, rectora del Atenas International School

Menciona que 46 estudiantes, de los 230 que tiene el plantel, deben hasta tres pensiones. Sin embargo, reconoce que hay padres que son puntuales en sus pagos. Por eso abriga la esperanza de que en enero se pongan al día los que faltan.

Pero Carlos Aguayo, rector de la escuela Camilo Moreno, duda que esto suceda, tomando en cuenta los gastos que las personas hacen durante diciembre por las festividades de Navidad y fin de año.

Lo dice por experiencia. “En enero ya no tienen dinero. Por ello la mayoría de los padres, al final del año lectivo, deja el colegio con una deuda y emigra a otro para continuar con la mala costumbre. Esto ha sucedido en mi colegio, donde hay padres que adeudan hasta siete pensiones”, enfatiza el directivo, quien asegura tener una cartera vencida del 40 %.

A pesar de la cartera vencida, hemos hecho un gran esfuerzo para brindarle al estudiante los servicios que siempre le hemos dado, a costa del ahorro institucional.
Rodolfo Chang, rector del Colegio Politécnico (Copol)

Copol, donde hay 1.080 alumnos, tiene una cartera vencida del 15 %. Hay estudiantes que deben hasta siete pensiones, precisa Rodolfo Chang, rector de la institución.

Ecomundo no está exento de este problema. La deuda por el no pago de pensiones asciende al 35 %. El plantel cuenta con 1.400 alumnos.

A pesar de deuda

Colegios deben tomar examen

El literal ‘u’ del artículo 132 de la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI) señala que está prohibido vulnerar los derechos humanos de los educandos. En el artículo 140, literal 8, del reglamento de la misma ley, se prohíbe negar el derecho a la educación de los estudiantes por atraso o falta de pago de pensiones. Pero agrega que los padres deben ponerse al día en el pago de las mensualidades.

En el 2015, el Ministerio de Educación aceptó que al finalizar el año lectivo los planteles particulares pueden negar la renovación de la matrícula a aquellos padres que no cumplan con el contrato que implica el pago puntual de las pensiones. Esto luego de que los niveles de morosidad en los colegios privados aumentaron.

Dentro de las vías legales para las instituciones, está acudir a centros de mediación o realizar cobros por la vía civil, en acuerdo entre las partes.