Al menos 304 mil personas se han desafiliado del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) entre enero y julio de 2020, según el último reporte oficial de la entidad.

Los meses de pandemia han sido los más críticos. Jorge Wated, presidente del Directorio del IESS, explicó cuál es el perjuicio económico.

“Más o menos 500 millones. Todo depende de la capacidad que podamos tener de recuperar. Aspiramos a final de agosto empezar una nueva campaña de afiliación voluntaria”

Los ingresos calculados para el 2020 por aportaciones de los afiliados eran de 5 mil millones de dólares.

Al no contar con la totalidad de este rubro, ya se elabora un plan de contingencia que haga más sostenible a la institución, que antes de la pandemia ya presentaba problemas de liquidez.

Las proyecciones podrían ser más dramáticas si las desafiliaciones continúan de manera sostenida hasta fin de 2020, según Patricia Borja, experta en seguridad social.

Ella agrega que ante estas pérdidas, la deuda que el Estado mantiene con el IESS es clave para dar un respiro a la institución.

Más del 70% de las desafiliaciones ocurridas durante los 6 meses pertenecerían al sector privado.