El Ministerio de Trabajo, Luis Poveda, dio a conocer los datos de despidos durante la crisis. 66 mil 400 personas han sido desvinculadas entre marzo, abril y lo que va de mayo. De esas, 38 mil serían por acuerdo entre las partes, 5.883 acogiéndose a un supuesto caso fortuito o fuerza mayor y 3.900 por despido intempestivo, entre otros argumentos legales.

«La ley establece que todas estas actas de finiquito pueden ser impugnadas ante un juez de trabajo, dentro de los 3 años de la terminación de la relación laboral», explicó Poveda en su comparecencia ante la Comisión de los Derechos de los Trabajadores de la Asamblea Nacional.

Pero la preocupación de los legisladores fue entorno al uso que están haciendo algunos empresarios del artículo 169 del código laboral asumiendo la finalización del contrato laboral por caso fortuito o fuerza mayor.

El ministro dice que a esas empresas se les ha pedido explicar los fundamentos para su decisión.

«Ellos están dispuestos, una vez que se reactiven las actividades normales, a restituir a sus trabajadores», afirmó el ministro.

Las empresas han solicitado la suspensión temporal de las actividades laborales para 487 mil trabajadores, 400 mil personas se han acogido al teletrabajo, la reducción de la jornada laboral por seis meses están registrados 174 mil tabajadores y en la modificación de la jornada laboral 25 mil.

El ministro, además dice que el contagio del COVID-19 se puede considerar una enfermedad profesional o accidente de trabajo solo si una investigación de la dirección de riesgos de trabajo del IESS lo determina.