La Asamblea Nacional, con 104 votos a favor, censuró y destituyó a la ministra de Gobierno, María Paula Romo, por su gestión durante las manifestaciones de octubre de 2019.

Luego de más de nueve horas de sesión y 25 intervenciones, los asambleístas del Partido Social Cristiano, Revolución Ciudadana, CREO y algunos independientes votaron a favor de la recomendación que hace la Comisión de Fiscalización para la destitución de la ministra por el uso de bombas lacrimógenas caducadas desde 2015 y el ataque a Universidades que eran centro de acogida humanitaria. De 134 asambleístas presentes, 104 votaron a favor, 18 en contra y 12 se abstuvieron.

En sus intervenciones, varios legisladores exigieron las investigaciones de otras acusaciones en contra de la ministra, como el supuesto “reparto de hospitales” del que sería parte Romo, tras confesión de Daniel Mendoza, exlegislador sentenciado por actos de corrupción.

Durante su intervención, la ministra de Gobierno señaló que es responsable de las políticas públicas de seguridad y no es responsable operativa de las acciones de la Policía Nacional. Sin embargo, dijo que respalda y defiende las instrucciones operativas que se tomaron en octubre de 2019.

Sobre los ataques a Universidades, dijo que “no se bombardearon centros de paz, ni la policía nunca entró a una universidad (…) las bombas cayeron de manera accidental en las universidades”. Sobre la causal del uso de bombas lacrimógenas caducadas, mencionó que su efecto no era dañino para la ciudadanía.

“Estoy lista para ser censurada”, dijo Romo al finalizar su defensa.

Los interpelantes del juicio político –Roberto Gómez y Amapola Naranjo- describieron la represión de la policía durante los 11 días de manifestaciones. Naranjo estuvo acompañada por un grupo de personas que perdieron su ojo o fueron heridos por la Policía. Gómez, por su parte, se refirió sobre otras elementos y acusaciones que, a su criterio, se debería continuar con su investigación.

Salir de la versión móvil