La mañana del viernes 10 de enero ocurrió una persecución policial en Guayaquil, Ecuador. Un presunto delincuente de 16 años murió, tras ser abatido por autoridades del orden. Además, su acompañante recibió tres impactos de bala.

Un uniformado trató de detener a los antisociales que se movilizaban en una moto, tras ello ocurrió el cruce de balas. Los antisociales venían asaltando a 20 personas. Dos cómplices del acto delictivo escaparon.

Los cuatro individuos se movilizaban en dos motocicletas. Presuntamente se dedicaban a cometer robos a mano armada en la Ciudadela la Garzota, Sauces, La Alborada, Ciudadela Martha Bucaram, La Roldós y en la avenida Juan Tanca Marengo.

Los delincuentes habrían sido los detonantes del enfrentamiento. En la zona se pudo contabilizar 15 indicios balísticos. Según declaraciones de los moradores del sector, los abatidos son reconocidos por sus actividades delictivas.

En una maleta, color morada, que llevaba uno de los delincuentes, encontraron 17 teléfonos celulares . Los dispositivos móviles pertenecían a las víctimas que fueron agredidas por los cuatro sujetos.