Institución asegura que se instaló un comité médico para recabar información sobre el caso y que toda la información será entregada a los padres de forma transparente

La mañana de este miércoles 15 de enero del 2019 se reportó la muerte de Jeremías, un niño de 8 años que se sometió a una cirugía de amígdalas en el hospital del IESS en Babahoyo. Según cuentan sus padres, el menor ingresó a las 08h30 a la casa de salud y a las 11h30 les informaron que había fallecido sin darles a conocer mayores detalles.

“La doctora nos dijo que entraba y salía en dos horas. Y ahora está muerto”, reclamaba en medio del llanto la madre del menor, mientras el cuerpo salía del hospital en un carro de Medicina Legal.

De igual forma, el padre del niño indicó que no les entregaron mayores detalles sobre este suceso.

“Entró bueno y sano, caminando, riéndose. Y ahora sale muerto. Dicen que el niño salió bien de la operación, pidió agua y se murió. Nada más. Eso me dijo una doctora encargada, ni siquiera fue el doctor que lo operó”.

Ante esto, el IESS emitió un comunicado para asegurar que el personal médico cumplió con los procedimientos necesarios. Además, recalcó que se instaló un comité médico de emergencia para revisar la historia clínica del menor y determinar la posible causa de su deceso.

“Esta información oficial será entregada, de forma transparente, a los padres del menor. A la par se iniciará un proceso administrativo para determinar si existió algún tipo de omisión en los procedimientos”.

Por su parte, Edmundo Encalada, director médico de la casa de salud, confirmó que el menor fue operado por una especialista extranjera, quien labora desde hace seis años en el hospital, y que el paciente falleció en quirófano a las 10:32, pese a que aplicaron técnicas de reanimación cardiopulmonar.

Según el informe preliminar de la autopsia el niño habría sufrido un paro cardiorrespiratorio.