fbpx

Nueva cepa de Coronavirus infecta a 1000 personas y amenaza con una nueva ola de contagios.

Dic 15, 2020 | 0 Comentarios

La Covid-19, el virus que estalló en la ciudad china de Wuhan en diciembre de 2019 expandiéndose posteriormente por todo el mundo, es una enfermedad grave derivada de la amplia familia de coronavirus que existe. Desde que se descubrió, los científicos se han volcado en esclarecer la multitud de dudas que han surgido al respecto y en averiguar su origen y las posibles variaciones que presenta.

El laboratorio mAbxience, en las afueras de Buenos Aires (Argentina), elegido por AstraZeneca para la producción en Latinoamérica de su vacuna contra la COVID-19.

Uno de los grandes debates a girado en torno a las mutaciones o distintas cepas que podrían estar y haber circulado por el mundo desde la primera infección. Al tratarse de un virus compuesto de ARN, el SARS-CoV-2 tiende a mutar con rapidez, pues las enzimas que copian el ARN tienden a cometer errores.

Desde el principio de la pandemia se han detectado varias cepas de coronavirus en distintos países, pero los expertos insisten en señalar que el virus causante de la infección por Covid-19 muta, sí, pero muy poco en comparación con otros virus ARN. Es decir, tienen muy poca variabilidad. Ahora bien: ¿son las nuevas cepas más agresivas?, ¿cuántas se han detectado hasta ahora? ¿hay más peligro de transmisibilidad en unas variantes que en otras?, ¿servirán las vacunas para todas ellas?

Poca variabilidad

Los estudios demuestran que la Covid-19 presenta muy poca variabilidad. Una investigación hecha en agosto por la Universidad de Bolonia (Italia) y publicada en la revista ‘Frontiers in microbiology’ apuntaron que el coronavirus presenta aproximadamente siete mutaciones por muestra, una cifra bastante pequeña si se tiene en cuenta que la gripe común tiene una tasa de variabilidad de más del doble.

Múltiples cepas

Reino Unido informaba este lunes de la detección de una nueva variante del coronavirusque se cree podría estar causando una propagación más rápida en el sureste del país. Según medios locales, ha habido informes de la nueva variante en 60 áreas y se cree que es similar a la hallada en otros países en los últimos meses. El secretario de Estado para la Salud y la Asistencia en Reino Unido, Matt Hancok, señaló que, a pesar de su rápida propagación, «no hay nada que sugiera” que la nueva cepa cause síntomas más graves.

Dos enfermeras atienden a un paciente de COVID-19 en la unidad de cuidados intensivos del hospital Frimley Park, en Surrey, Reino Unido.

Esta noticia llega poco después de la cepa hallada hace poco más de un mes en Dinamarca asociada a visones de granja. Con el objetivo de prevenir que la variante siguiera expandiéndose por la población humana, el Gobierno danés decidió sacrificar a 17 millones de ellos para eliminar el «riesgo a la eficacia» de la vacuna que suponía esta mutación.

Lo cierto es que todavía no se conoce un número exacto de todas las variantes del virus que existen, pero científicos de todo el mundo han ido alertando de distintas cepas que han ido surgiendo en los países. Los escasos casos de reinfección que se han detectado, por ejemplo, suponen un ejemplo de reinfección de una cepa distinta a la de la primera infección.

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail

Los investigadores de la Universidad de Bolonia (Italia), identificaron al menos seis cepas del SARS-CoV-2 tras analizar 48.635 genomas de coronavirus aislados por investigadores de todo el mundo:

Cepa L: es la original, la que apareció en Wuhan en diciembre de 2019.
Cepa S: la primera mutación del virus que apareció a principios de 2020.
​Cepas V y G: variaciones desde mediados de enero y que se extendieron por el mundo.
​Cepas GR Y GH: mutaciones de las cepas V y G de finales de febrero de 2020. Las más extendidas (74% de todas las secuencias de genes analizadas)

El mapa de las mutaciones

Según el mapa del estudio, las cepas G y GR son las más frecuentes en Europa y la GH es «casi inexistente» en Italia, mientras que se encuentra con mayor frecuencia en Francia y Alemania. En Norteamérica, no obstante, la más extendida fue la GH, mientras que en Sudamérica fue la GR.

Estos hallazgos demuestran la importancia de monitorear las mutaciones para rastrear el movimiento del virus entre individuos y entre áreas geográficas, destaca el estudio.

A nivel mundial, los resultados apuntan que las cepas G, GH y GR «aumentan constantemente», mientras que la cepa S se encuentra en algunas áreas concretas de Estados Unidos y España y las L y V «están desapareciendo gradualmente».

Podría decirse que estas son las seis cepas principales y predominantes, pero cada país ha identificado otras muchas. En España, por ejemplo, se detectaron al menos 62 variantes del virus solo en los tres primeros meses de la pandemia, según un estudio del Instituto de Salud Carlos III publicado en la revista ‘Journal of Virology’.

Durante la segunda ola hubo una variante del virus, llamada 20A.EU1 que, según los científicos, se originó en España y se extendió por toda Europa en verano. Un estudio elaborado por la Universidad de Basilea, la Escuela Politécnica Federal de Zúrich y el consorcio español SeqCovid-Spain, liderado por el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), concluye que los primeros casos de esta mutación se detectaron en Aragón y Cataluña, vinculados a los brotes surgidos entre temporeros en el mes de junio.

¿Hay cepas más contagiosas que otras?

De momento, no existen evidencias que apunten que ninguna cepa sea más contagiosa que otra. Un artículo publicado en noviembre en la revista ‘Nature Communications’ señala, tras analizar más de 46.000 genomas del SARS-CoV-2, que ninguna mutación se asocia a una mayor transmisión viral.

¿Un riesgo para la vacuna?

«El hecho de que mute muy poco es una buena noticia para los científicos y laboratorios que trabajan en una vacuna viable», apuntaba el estudio llevado a cabo por los investigadores de Bolonia. Según explicó el coordinador del estudio que identificaba seis grandes cepas desde el inicio de la pandemia, Federico Giorgi, el virus está optimizado para afectar al ser humano, lo que explica su bajo cambio evolutivo; por lo que «los tratamientos que estamos desarrollando, incluida una vacuna, podrían ser eficaces contra todas las cepas del virus», aseguró.

Una postura que el especialista en Enfermedades Infecciosas y Genética Clínica Vicente Soriano ya confirmó en una entrevista para la Agencia EFE, al ser preguntado sobre el estudio que apuntó que una nueva variante del virus podría haberse expandido por Europa desde España. «Lo importante es que esta mutación no tiene trascendencia en cuanto a ocasionar una mayor virulencia o gravedad de la enfermedad, ni compromete la eficacia de las vac

0 comentarios