Según el Servicio Meteorológico Nacional de Francia (Météo France), una nueva masa de aire caliente llegará a territorio galo desde la península Ibérica, lo que provocará que las temperaturas en Francia aumenten gradualmente desde el 20 de julio. Pero entre el lunes y miércoles de la próxima semana el termómetro superará los 35 ºC en gran parte de ese país y en algunas zonas incluso llegará a los 40 ºC.

Météo France pronostica que la situación podría normalizarse a partir del 24 de julio, pero señala que de momento es pronto para confirmar ese pronóstico. Además indicó que por ahora se desconoce la duración y extensión geográfica que alcanzará esta nueva ola de calor.

Aunque Francia es el único país que por el momento ha alertado oficialmente de las condiciones meteorológicas, la plataforma eltiempo.es advierte que en España también durante las últimas semanas de julio las temperaturas estarán por encima de la media habitual. En algunas regiones españolas el termómetro estará por encima de los 35 ºC, mientras que en otras se alcanzarán los 40 ºC.

Alerta en parte de EE.UU.
Pero Europa no será la única afectada: según la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés), a partir de este sábado una ola de calor afectará a casi dos tercios del territorio de EE.UU., donde las temperaturas llegarán en algunos estados hasta los 109 grados Fahrenheit (42 ºC).

Por su parte, Michael Mann, un científico climático de la Universidad Estatal de Pensilvania (EE.UU.), avisa de que hay que estar atentos a las temperaturas en lo que queda de julio, porque podría llegar a ser el mes «más caluroso que se ha medido en la Tierra».