El nuevo coronavirus puede ser calificado de ahora en adelante como una «pandemia», declaró el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

La enfermedad COVID-19, como se conoce este nuevo brote de neumonía atípica, «puede ser caracterizada como pandemia», indicó el director, que denunció los «niveles alarmantes de propagación e inacción» en todo el mundo.

«Nunca habíamos visto una pandemia provocada por un coronavirus», destacó el responsable de la OMS.

[pullquote]»Para los próximos días y semanas esperamos un aumento de casos, de muertes y de países afectados» vaticinó.[/pullquote]

Varios países cerraron el miércoles sus centros educativos, prohibieron eventos y multiplicaron las restricciones de viajes y las medidas para sostener sus economías ante el avance del coronavirus, especialmente en Italia, aislada por segundo día y donde se disparó el número de muertos.

Con escuelas, restaurantes o cines cerrados, actividades canceladas, funerales y bodas prohibidas, la vida cotidiana en muchos países se ha visto alterada por la COVID-19, que ha matado en todo el mundo a 4.281 personas y contagiado a 118.554, según el balance de la AFP a las 09H00 GMT.

Italia, con 10.149 y 631 muertos, está desde el lunes por la noche y al menos hasta el 3 de abril sometida a fuertes restricciones bajo el lema «Me quedo en casa».

Los 60 millones de italianos deben evitar los desplazamientos, salvo para ir a trabajar, alimentarse o ir al médico. «Seguimos orando a la Virgen María, esperando que nos ayude porque el mundo atraviesa un momento difícil», dijo Mariagrazia Mazzarotto, una católica que ahora no puede ir a la iglesia porque se han suspendido las misas.

El papa celebró su tradicional audiencia semanal, pero por vídeo difundido en internet desde su biblioteca. La plaza de San Pedro estaba vacía.

«Todo está cerrado, volvemos a casa», declaró frustrado Alex Gross, un alemán de 32 años, frente a la majestuosa catedral de Florencia, el norte de Italia.

El miedo al coronavirus también vacía hoteles y lugares turísticos en la capital de Francia, otro de los principales focos de la epidemia en Europa.

Un total de 363 millones de estudiantes están de vacaciones forzadas en 15 países, según la UNESCO.

España, que sumaba este miércoles 2.002 casos de coronavirus y 47 fallecidos, cerró escuelas y universidades en Madrid, la zona más afectada.