La mañana de este martes, 7 de julio, a través de una cadena de radio y televisión, el vicepresidente de la República Otto Sonnenholzner anunció que dejaba su cargo 18 meses después de haberlo asumido, y lo hizo sin confirmar si buscará una candidatura presidencial.

“Hoy me presento ante cada uno de ustedes para transmitirles mi agradecimiento, mi compromiso y la difícil decisión que he estado meditando. Hace un año y medio, sin buscarlo, se me presentó la oportunidad de servir al Ecuador desde la vicepresidencia de la República y la acepté. Siempre agradeceré al presidente por su confianza y a la Asamblea Nacional quienes por la vía constitucional me dieron la oportunidad de servir a mi país desde esta institución.»

Además Sonnenholzner hizo un recuento de su gestión haciendo hincapié en el trabajo realizado durante la pandemia «crisis de tal magnitud, que nos ha tocado vivir nos demuestra cada día más que los viejos paradigmas no sirven para entender lo que está sucediendo en nuestro mundo y todos los que no lo ven serán arrastrados por esta nueva realidad que ha venido a transformarnos…

Ecuador necesita nuevas soluciones para afrontar los problemas, por eso hoy, que enfrentamos una situación más estable puedo tomar finalmente esta decisión», aseguró el saliente vicepresidente.

Sonnenholzner terminó dando un agradecimiento al presidente Lenín Moreno pero sobre todo explicando una de sus razones para dejar el cargo: «al presidente de la República siempre le agradeceré su esfuerzo por dar los primeros y difíciles pasos para sacarnos de ese modelo fracasado que solo busca destruir y tiene sumido en la pobreza y desolación al pueblo venezolano, lo considero una buena persona y he servido a su lado con lealtad y convicción , pero siempre dije que no estoy aquí por el cargo, ni por el sueldo ni por los honores y que en el momento que sienta que este cargo se convierta en un impedimento para servir y aportar a los temas más relevantes del país prefiero salir como entré y eso haré, saldré de aquí con la frente en alto y de la mano de mi esposa. No es una decisión fácil, lo más cómodo sería quedarme, pero jamás he actuado en torno a mi comodidad. Por eso hoy lo responsable es salir…”.