El presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador, Jaime Vargas, dijo este domingo a Efe que está cerrado «totalmente el diálogo» con el Gobierno y que solo habrá conversaciones una vez llegue a Quito el multitudinario grupo de aborígenes que se sumó a las protestas contra las medidas gubernamentales.

«Hemos cerrado totalmente el diálogo con el Gobierno, no hay diálogo hasta llegar a la ciudad de Quito», indicó Vargas en momentos en que cientos de indígenas protestan en varias carreteras del país contra la elevación del coste de los combustibles y por otras exigencias.

Sin ofrecer detalles, el líder indígena comentó que desde el Gobierno «intentan conversar», pero ellos no han contestado, y avanzan en su caminata hacia la capital.

Las protestas contra el Gobierno, en las que participaron transportistas y otros colectivos, comenzaron el pasado jueves por la eliminación de los subsidios al diesel y la gasolina conocida como «extra», la de mayor consumo en el país, en el marco de un acuerdo crediticio con el Fondo Monetario Internacional (FMI).