Martín Ruarte tiene 9 años y sufre Síndrome de Down. Su vida ha sido complicada desde que nació, pero en los últimos cuatro años había mejorado mucho. La razón era Fido, un perro guía que había llegado a su vida y que le había ayudado enormemente: tanto que consiguieron que pasara de un colegio especial a estudiar en uno normal con otros niños.

Pero cuando el pasado miércoles Martín fue a buscar a Fido, su mascota ya no estaba. Tal y como ha contado la hermana del pequeño, Ruth Duarte, en su cuenta de Facebook, el animal había muerto víctima de un envenenamiento. Nadie en la familia se explica por qué querrían hacer algo así a un perro que significaba tanto para Martín.

Ruth explica en su publicación en las redes sociales que “no tienen una idea del daño que causaron, todos lo queríamos, pero para Martín

Advertisement
Visual Composer Website Builder
era su perro mimado lo crió de chiquito, era su compañero, su amigo, él lo busca y pregunta por él”. La pena que está sufriendo el pequeño no tiene medida.

El perro llegó a la vida de Martín gracias al trabajo de unas profesoras de su primer colegio. Ahora intentarán encontrar un cachorro que supla la ausencia de Fido, aunque aún no se han atrevido a dar la mala noticia al pequeño: “Todavía no le dijimos que lo mataron, no sabemos cómo lo va tomar”.

El suceso ha tenido lugar en Caucete, en la provincia de San Juan, en el este de Argentina. Tal y como publica el Diario de Cuyo, la familia sospecha de un vecino