Fiscalía presentó elementos de convicción en contra de Cristian P. J., de 29 años, por tener en su poder diecinueve tortugas y un mono capuchino.

Ambato, 23 de agosto de 2019.- Durante un control de rutina en el cantón Píllaro, provincia de Tungurahua, personal de la Policía Nacional observó a un joven que –con actitud sospechosa– llevaba dos cartones. Cuando procedieron a registrarlo, encontraron en su poder varias tortugas y un mono.

Según la investigación, el ciudadano habría adquirido las especies en un mercado de la provincia de Pastaza, pagando un valor de 20 dólares por todos, para su criadero personal.

La Policía de Medio Ambiente (UPMA) confirmó que las especies se encuentran en peligro de extinción, por lo que el implicado fue aprehendido y las especies trasladadas a las oficinas de la Unidad de Protección de Medio Ambiente de Tungurahua para su respectiva reinserción en su hábitat natural.

Audiencia

En la audiencia de flagrancia y formulación de cargos, el fiscal de Píllaro, Lenin Haro, presentó –como elementos de convicción– el parte policial, el reconocimiento del lugar de los hechos, el reconocimiento pericial de evidencias, informe técnico medioambiental, versiones de los agentes, entre otros, que dieron paso al inicio del proceso penal.

El juez de la Unidad Judicial Multicompetente, con sede en el cantón Píllaro, dictó medidas alternativas a la prisión preventiva en contra de Cristian P. J., como presentación periódica y prohibición de salida del país. Al ser un delito flagrante, la instrucción fiscal durará diez días, en los cuales se investigarán los pormenores del caso.

Dato jurídico

El delito contra la flora y fauna silvestre está tipificado en el artículo 277, inciso primero, del Código Orgánico Integral Penal (COIP).