Richard Martínez dejó el ministerio de Economía y Finanzas de Ecuador para postular al cargo de vicepresidente de países del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Analistas cuestionaron que existiría un impedimento constitucional para su postulación.

En rueda de prensa, señaló que la oportunidad de colaborar con el BID provino de una invitación directa del Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Mauricio Claver-Carone. Dijo que su “compromiso con el país continúa, por ello, he aceptado esta invitación”. Claver-Carone fue el candidato de Estados Unidos que ganó, en septiembre de este año, con el voto de Ecuador.

Según Martínez, de llegar a ocupar el cargo, “constituirá una gran oportunidad para que Ecuador pueda expandir sus fronteras de desarrollo en beneficio de los que menos tienen”.

Pero existiría un impedimento en su postulación. Varios analistas han mencionado el artículo 153 de la Constitución: “Quienes hayan ejercido la titularidad de los ministerios de Estado y las servidoras y servidores públicos de nivel jerárquico superior definidos por la ley, una vez hayan cesado en su cargo y durante los siguientes dos años, no podrán formar parte del directorio o del equipo de dirección, o ser representantes legales o ejercer la procuración de personas jurídicas privadas, nacionales o extranjeras, que celebren contrato con el Estado, bien sea para la ejecución de obras públicas, prestación de servicios públicos o explotación de recursos naturales, mediante concesión, asociación o cualquier otra modalidad contractual, ni ser funcionarias o funcionarios de instituciones financieras internacionales acreedoras del país”

En abril, el desembolsó cerca de $25 millones como parte de una línea de crédito de $700 millones, destinada a reforzar los servicios del sistema de salud durante la emergencia sanitaria.

Sobre este cuestionamiento, Martínez dijo que “es un organismo de Desarrollo y no un banco que capta y presta recursos». Por ello, dijo, no habría inhabilidad para su postulación.