Una joven de 19 años acudió a una Unidad de Policía Comunitaria, UPC, indicando que fue violada por un taxista ejecutivo. La víctima indicó a los servidores policiales que tomó un taxi para ir a la terminal terrestre, pero que en el trayecto el chofer la llevó a una zona alejada para cometer el delito.

En su testimonio la joven señaló que salió el martes en la madrugada de su vivienda, que se ubica en la zona rural, el automotor que la trajo a Santo Domingo la dejó en la avenida Clemencia de Mora, en el lugar paró un taxi ejecutivo y pidió que la lleve a la terminal terrestre porque debía viajar a Guayaquil.

El taxista realizó un recorrido por 15 minutos y la llevó a una zona desolada cerca de la unidad educativa Kasama, donde la amenazó con una navaja y la violó, la dejó abandonada en el lugar y la joven salió a pedir ayuda hasta llegar a la UPC.

Los uniformados realizaron un patrullaje por la zona buscando al sujeto, que tenía una altura aproximada de 1.70 metros, de contextura gruesa, de color trigueño con barba en forma de candado, vestía pantalón jean color azul, camiseta color azul con cuello y gorra negra.