Un terremoto de magnitud 6,8 ha sacudido este domingo la isla de Mindanao, en el sur de Filipinas, región en la que se han producido varios seísmos con víctimas mortales en los últimos meses. Hay al menos cuatro muertos, mientras que decenas de personas han resultado heridas, según la agencia AFP.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), que registra la actividad sísmica en todo el mundo, informó de que el hipocentro del movimiento telúrico, que se produjo a las 2:11 de la tarde (hora local, 6:11 de la mañana GMT), se situó a 28 kilómetros de profundidad y su epicentro a unos 5 kilómetros al sudoeste de la población de Sinawilan.

Según el Instituto Filipino de Vulcanología y Sismología (Phivolcs), el terremoto tuvo una magnitud de 6,9. El seísmo fue seguido aproximadamente 20 minutos después por otro cercano de magnitud 5 y cuyo hipocentro se hallaba a 10 kilómetros de profundidad y, a las 03:09 de la tarde (07:09 GMT) de otro de magnitud 5,7 con el hipocentro a la misma profundidad, según el USGS.

 

Anthony Allada, portavoz de la ciudad de Magsaysay en la provincia de Davao del Sur ha informado que 14 personas estaban heridas, aunque ninguna de gravedad. Las carreteras y edificios han quedado dañados y el suministro de electricidad está cortado. Por el momento no consta que haya ninguna víctima mortal, a diferencia de la última semana de octubre en la que 21 personas murieron y 432 resultaron heridas en Mindanao como consecuencia de dos terremotos, de magnitud 6,6 y 6,5.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, que es de Davao, estaba en la ciudad cuando golpeó el terremoto. «Se encuentra bien. Él y su hija Kitty estaban en su casa cuando sucedió el temblor, dijo el portavoz presidencial Salvador Panelo. «La primera dama Honeylet estaba de camino en su coche y también está bien», añadió.

Filipinas se asienta sobre el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, una zona que acumula alrededor del 90% de la actividad sísmica y volcánica del mundo, y que es sacudida por unos 7.000 temblores al año, la mayoría moderados.