La Secretaría afirmó que no es competente para determinar la sustitución de una medida cautelar.

Este lunes 20 de enero se cumple la sexta jornada de lo que han denominado “Vigilia por la vida de Jorge Glas”. La medida se realiza todos los días en los exteriores de la Secretaría de Derechos Humanos, en el norte de Quito.

La bancada y simpatizantes de la Revolución Ciudadana exigen que el Estado tome una decisión sobre la aplicación de las medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a favor del exvicepresidente.

Jorge Glas fue sentenciado a seis años de cárcel por asociación ilícita en la trama de sobornos de la empresa brasileña Odebrecht y llamado a juicio en los casos Singue y Sobornos 2012-2016.

Días atrás, la Secretaría envió a la CIDH el informe sobre los resultados de las reuniones para implementar las medidas cautelares dispuestas para el exmandatario. Pero estas no arrojaron ningún resultado, según el abogado de Glas, Harrison Salcedo.

La semana pasada, luego de una reunión con la Secretaría, Salcedo dio a conocer que no existía la voluntad de ese organismo de hacer efectivo el beneficio otorgado por la Comisión que disponía al Estado ecuatoriano que proteja la vida e integridad del exfuncionario, debido a su estado de salud.

Mientras que en un comunicado, la Secretaría expuso que el representante de Glas planteó como medida la sustitución de la pena privativa de la libertad el arresto domiciliario o ser trasladado a la cárcel 4 de Quito de dónde salió en octubre de 2018 para cumplir su condena en Latacunga.

Sobre este punto, la Secretaría indicó que “no es competente para determinar la sustitución de una pena establecida en sentencia por un juez”.

Además, Salcedo esperaba que el Gobierno mejore la propuesta de conceder más horas de patio para su cliente. Pero como eso aún no ha ocurrido, se tiene previsto comunicar a la CIDH el incumplimiento de las garantías en materia constitucional y entablar acciones internacionales.

Fuente: Expreso, redes sociales